La leche materna es el cáliz de los beneficios de la salud del bebé. Además de tener un menor coste económico, ha demostrado que resulta esencial tanto para el bebé como para la madre, práctica que se ha desvaneciendo con la  covid-19.

Desde el área de Lactancia Materna del Comité de Nutrición y Lactancia Materna (CNYLM) de la Asociación Española de Pediatría (AEP), destacan la caída de esta práctica, quedando alejada de los objetivos ideales que se persiguen.

Esta preocupación nace de la cantidad de beneficios que el bebé recibe por la ingesta, protegiéndolo de enfermedades comunes a corto y largo plazo, reduciendo el riesgo de la madre a padecer cáncer y otras dolencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *