El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien pasa unos días de vacaciones en una playa, se irritó cuando conversaba con algunos seguidores y una mujer preguntó por las más de 600 mil muertes que ya causó la covid-19 en el país.

“¿En qué país no murió gente?”, preguntó tres veces Bolsonaro, quien ante la falta de respuesta de la mujer agregó visiblemente molesto: “Mire, no vine aquí para aborrecerme”.

Brasil superó la barrera de las 600 mil muertes por covid-19 el pasado viernes y hasta ahora el mandatario no se había pronunciado sobre esa trágica marca, que hasta entonces solo había rebasado Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *