La detención del narcotraficante más buscado de Colombia, Dairo Antonio Úsuga David, alias “Otoniel”, abre varias incógnitas sobre el futuro del grupo criminal que dirigía, el Clan del Golfo, y sobre la situación de seguridad en las regiones donde opera.

Alias “Otoniel”, según el presidente de Colombia, Iván Duque, era “el narcotraficante más temido en todo el mundo”, y su captura es “el golpe más duro que se le ha propinado al narcotráfico en este siglo en nuestro país y es solamente comparable con la caída de Pablo Escobar en los años 90”.

Políticos de todas las esferas y analistas han coincidido en reconocer este éxito del Gobierno y en que es una victoria, aunque, como indica a Efe el analista Sergio Guzmán, director de Colombia Risk, una consultora de riesgo político, “esto no cambia la guerra contra el narcotráfico, esto no mueve la aguja”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *