El viceministro de Movilidad Humana, Luis Vayas, visitó la zona fronteriza y detalló que hay costos ‘extras’ que los coyoteros cobran a los migrantes. Por ejemplo, les venden drogas (por 100 o 200 dólares) “unas pastillitas pequeñas para que se les vaya la sed (…) eso puede llegar al corazón y ser mortal”, dijo Vayas..

La pobreza es uno de los principales factores para que las personas hagan préstamos o vendan sus casas y terrenos para tener una migración riesgosa.

Vayas recalcó que el 70% de la migración riesgosa sale de las provincias de Azuay y del Cañar que no son las más pobres del país. Por lo que otra de las motivaciones para cruzar la frontera es la unificación familiar. “Los niños que ya han estado muchos años con sus abuelitos, con sus tíos y tienen a sus padres irregularmente en Estados Unidos quiere unirse a ellos (…) al estar irregulares los padres obviamente optan por la migración riesgosa para los niños”.

Durante La Mesa Nacional de Movilidad Humana en la que participó la cancillería ecuatoriana se conoció que existen casos de menores a quienes se les coloca implantes anticonceptivos para que no se embaracen como resultado de las violaciones y abusos que sus familiares saben que probablemente tendrán lugar en el trayecto.

Hasta octubre de 2021, 413 menores que buscaban cruzar la frontera retornaron a Ecuador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *