Un Barça impotente en el primer partido tras el cese de Ronald Koeman no fue capaz de imponerse al Alavés, que se llevó un punto de un Camp Nou con tan solo 37.278 espectadores después de que Luis Rioja lograra igualar el gran gol de Memphis Depay que abrió el marcador en el inicio del segundo tiempo.

Sergi Barjuan, el técnico interino de los azulgranas, dejó de lado las revoluciones y hasta siguió apostando por Sergiño Dest como extremo derecho a pesar de su enemistad con el gol.

La novedad más relevante respecto los últimos partidos, forzada por las múltiples bajas, fue ver desde el inicio a la jovencísima pareja de interiores Nico González-Gavi, que apenas llega a los 36 años en total.

La banda izquierda fue la gran arma del Barça en los primeros compases del encuentro, con un Memphis Depay muy activo, que a ratos recuperó parte de la frescura mostrada en el inicio de temporada, y un Jordi Alba que consiguió llegar con facilidad hasta la línea de fondo por desgracia de Joaquín ‘Ximo’ Navarro que, por si fuera poco, acabó sustituido por lesión antes del ecuador del primer tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *