Increible pero cierto, en Cuenca las vistas al cementerio patrimonial son programadas, a pretexto del COVID, pero para bailes y borracheras, alli todo esta libre y pampa abierta.

En cambio en todo el país varias familias acuden a los cementerios para decorar las tumbas de sus allegados con motivo del Día de los difuntos.

En varias ciudades, el acceso está totalmente habilitado, mientras que en otras como en Cuenca, existen horarios de visitas limitado.

De todas formas, los ecuatorianos mantienen viva la costumbre de visitar la tumba de sus familiares que ya han partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *