Ansu Fati salió al rescate de un Barcelona que recupera vida en la Liga de Campeones con su doble triunfo por la mínima ante el Dinamo de Kiev, en la cuarta jornada que dejó la clasificación matemática a octavos con autoridad de Bayern Múnich y Juventus, la complicación del Sevilla con su derrota en casa ante el Lille y el paso al frente del Villarreal.

El regreso a lo grande de Ansu, tocado por los dioses del gol, dio una alegría en plena crisis de identidad de un Barcelona que recupera opciones en ‘Champions’.

Con buena dosis de sufrimiento hasta el final, con Ter Stegen recuperando su mejor nivel para salvar a su equipo, temblando por la inestabilidad defensiva pero sacando oro del disparo arriba con potencia y rabia de Fati, que responde con personalidad al liderazgo heredado que exige el 10 que luce a su espalda tras el adiós de Leo Messi.

Todo vuelve a estar en la mano del Barça, que se jugará sus opciones de avanzar de ronda y evitar el descrédito de caer a la Europa League, ante el Benfica en el Camp Nou. Un triunfo le dará la clasificación matemática y evitar jugarse todo a una carta en el Allianz Arena ante un Bayern Múnich temible.

Al ritmo goleador de un ‘matador’ insaciable. La jornada dejó otro recital rematador de Robert Lewandowski, autor de un triplete, y Cristiano Ronaldo, decisivo un día más para el Manchester United. Dos jugadores de leyenda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *