Varias regiones de la India amanecieron bajo un manto de niebla tóxica que alcanza niveles de contaminación “peligrosos” a causa de la quema de petardos por las celebraciones de Diwali, la navidad hindú, pese a que las autoridades prohibieron su compraventa por la polución.

Nueva Delhi registró concentraciones de partículas PM 10 (aquellas menores de 10 micrones) y PM 2,5 (inferiores a 2,5 micrones y las más peligrosas para el ser humano) varias veces superiores a las consideradas “tóxicas” por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según la principal agencia de monitoreo ambiental de la India, SAFAR.

En el sur de la ciudad tanto los valores de PM 10 como los PM 2,5, con medidores de solo tres dígitos, alcanzaron su máximo de 999 partículas por metro cúbico durante casi toda la noche, cuando la quema de petardos todavía seguía en curso en la capital india.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *