En cinco meses, el saco de urea pasó de costar 18 a 43,75 dólares, lo que representa un incremento de cerca del 140%. Como van las cosas, hasta diciembre el precio podría llegar a 55 y 60 dólares.


El litro de glifosato que costaba $3,50, ahora cuesta 8 dólares; el paraquat estaba en $5, ahora está en $8,50; mientras que el litro de amina costaba $4, ahora cuesta 7,50 dólares.


“Y siguen subiendo”, comenta Celorio, al explicar que los insecticidas y plaguicidas que se usan para el control de plagas, el incremento ha sido mínimo.


Celorio menciona que el alza de precios en los productos agrícolas inició entre abril y mayo de este año y se ha venido dando de manera paulatina. Quienes más sienten el incremento son los agricultores.


Manuel García es un agricultor y dice que los precios suben cada año, pero esta vez “se han disparado tremendamente porque han subido al doble”.


Ese aumento ya les empieza a preocupar, pues para sembrar una hectárea de maíz en la vía Colón – Quimís, donde tiene su finca, por lo menos debe utilizar seis sacos de urea. Si antes gastaba 108 dólares, con el precio actual deberá invertir 262,5 dólares.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *