Hospitales, medios de comunicación, bancos, instituciones públicas y privadas de Haití están totalmente paralizados debido a la persistente escasez de combustible que afecta al país desde hace más de tres meses.

Uno de los principales hospitales del país, el Bernard Mevs, anunció hoy que debido al problema del combustible, que está afectado el funcionamiento del centro, “nos vemos obligados a no seguir recibiendo pacientes”.

En tanto, algunas instituciones, como los bancos comerciales, han anunciado la reducción de sus horarios ante esta escasez, que se debe principalmente a la inseguridad y a los bloqueos de carreteras y calles montados por las pandillas que controlan zonas clave de Puerto Príncipe, donde se encuentran los depósitos de carburante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *