Las autoridades atribuyen esta crisis a los enfrentamientos entre bandas criminales que se disputan el control de las cárceles y que tendrían relación con carteles del narcotráfico, especialmente mexicanos y colombianos, que aparentemente usan al país para el tráfico interno e internacional de la droga, que proviene de países productores como Colombia y Perú.

El presidente Lasso aceptó en un mensaje a la nación pronunciado este lunes que “la descomposición del sistema penitenciario no se ha generado de la noche a la mañana, ni en unos cuantos meses”.

“Hacen falta muchos años de descuido y abandono de los más esenciales valores democráticos” para que esta crisis carcelaria adquiera las dimensiones que ha llegado a tener, añadió el gobernante que acusó a anteriores gobiernos.

Al mismo tiempo que se deterioraban los sistemas de seguridad ciudadana, también lo hacían las fuerzas del orden, según Lasso, quien prevé aprobar unas normativas para garantizar a la policía y militares el uso progresivo de la fuerza.

Con esas normas, la fuerza pública podrá contar con herramientas para “la defensa ciudadana y el control de los sistemas carcelarios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *