Las mujeres que hacen ejercicio poco después de someterse a una intervención quirúrgica no reconstructiva de cáncer de mama, podrían recuperar mejor la movilidad de hombros y brazos y experimentan menos dolor, según un equipo de investigadores dirigido por la Universidad de Warwick, en Reino Unido.

Ellos consideran que el programa de ejercicios que se inicia apenas una semana después de una operación ayuda a reducir la discapacidad de las extremidades superiores.

Nuevos beneficios del ejercicio tras una cirugía de cáncer de mama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *