Ecuador busca una salida “verde” a parte de su deuda nacional mediante un canje por compromisos de conservación, que el Gobierno espera impulsar con una nueva reserva natural en un crucial corredor de las Galápagos.

El plan, anunciado por el presidente Guillermo Lasso en la cumbre de la COP-26 de Glasgow, para ampliar la reserva marina de Galápagos de 133.000 kilómetros cuadrados a 193.000, carece por el momento de estructura o modelo de monetización, pero el país andino aspira a alcanzar los 1.100 millones de dólares.

“Este sería el canje de deuda destinado a conservación más grande de la humanidad”, dijo a Efe el ministro de Ambiente, Gustavo Manrique, para quien el proyecto saldrá adelante en unos “seis u ocho” meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *