El primer ministro de Somalia, Mohamed Hussein Roble, ha declarado el estado de emergencia humanitaria debido a la fuerte sequía que asola el país y ha solicitado ayuda inmediata a la comunidad internacional para poder hacer frente a un problema que en los últimos años se ha repetido en una docena de ocasiones.

La decisión se ha tomado después de la celebración de una reunión extraordinaria del Gobierno debido a la difícil situación que atraviesa el país, con una sequía que por el momento ha provocado la muerte ya de varias personas, entre ellas cinco en la región de Jubaland por hambre y desnutrición aguda.

Por su parte, varias agencias de la ONU han expresado su preocupación “extrema” ante la “alarmante sequía” que se cierne sobre Somalia, donde la temporada de lluvias no ha registrado nuevamente suficientes precipitaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *