El primer ministro de Portugal, António Costa, ha anunciado que el país volverá al estado de emergencia sanitaria a partir del primero de diciembre, como consecuencia del aumento significativo de nuevos contagios y con una incidencia que ya se sitúa en los 251 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

El anuncio de Costa trae consigo nuevamente la obligatoriedad de usar mascarillas en espacios cerrados, presentar certificados de vacunación o pruebas negativas de coronavirus para poder acceder a bares, restaurantes, espacios de ocio y eventos deportivos, además del control de las fronteras aéreas en las que se deberán presentar el pase sanitario.

“Estamos mejor que la mayoría de los países europeos, pero no estamos tan bien como queremos estar por eso este es el momento adecuado para comenzar a adoptar nuevas medidas, entre las cuales también están optar por el teletrabajo siempre que se pueda y realizarse auto pruebas de coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *