Adam Driver encarnó a Kylo Ren, el gran antagonista de la hasta la fecha última trilogía de la saga Star Wars que arrancó en 2015 El despertar de la Fuerza y concluyó en 2019 con El ascenso de Skywalker. Ahora, el protagonista de La casa Gucci y Annette afirma que no descarta regresar a la franquicia creada por George Lucas siempre y cuando el proyecto involucre a grandes cineastas.

En el Episodio VII se desveló que el hijo de Han Solo (Harrison Ford) y Leía Organa (Carrie Fisher), Ben Solo, al que daba vida el actor, sucumbió al Lado Oscuro de La Fuerza y se unió a la orden de los Caballeros de Ren. Un enigmático grupo que estuvo implicado en la destrucción de la Academia Jedi de Luke Skywalker y que volverían a aparecer en El ascenso de Skywalker.

El torturado villano, alcanzaba un gran final cuándo se sacrificó para salvar a Rey (Daisy Ridley) en El ascenso de Skywalker. La muerte del personaje molestó a algunos fans que sostenían que aún quedaba más por contar del complejo personaje, su descenso al Lado Oscuro y posterior redención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *