La creación de una nueva reserva marina en Manabí es rechazada por el sector pesquero artesanal de la zona norte.

Dirigentes cuestionan la declaratoria, pues dicen que cientos de familias serán afectadas porque no podrán pescar en la nueva reserva, la cual cubre un área de 130.427 hectáreas.

Según el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica, la reserva se extiende desde Punta Ballena (en Jama) hasta Punta San Clemente (en Sucre) y que esta contribuirá a la conservación de varias especies icónicas y en peligro de extinción, como los tiburones martillo (Sphyrna lewini), cuyos neonatos y juveniles deambulan por las aguas de la zona.

Pablo Vélez, presidente de la Unión de Organizaciones de Pescadores Artesanales de Manabí, comentó que pese a la resolución ellos seguirán capturando especies marinas en esta área, que está dentro de las ocho millas en las que pueden trabajar.

“Tenían que haber hecho un reglamento para que se vigile la captura de ciertas especies, pero no declarar una reserva porque ahí no se podrá pescar nada a futuro”, cuestionó el dirigente provincial, quien dijo que ayer se reuniría con el gobernador de Manabí para darle a conocer su malestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *