El fundador de la red de clínicas oftalmológicas rusas Ómicron, Alexandr Padar, quiere prohibir que la Organización Mundial de la Salud (OMS) use ese nombre para designar a la nueva variante del coronavirus.

“Ese nombre es una marca registrada (…), su asociación con la nueva variante de la covid-19 daña nuestra reputación empresarial”, aseguró Padar.

Si alguien muere de ómicron, añadió, “a duras penas sus familiares o amigos querrían ir a una clínica con ese nombre”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *