Un estudio observacional ha revelado que los niveles de anticuerpos son mayores en personas que reciben la vacuna contra la COVID-19 por la tarde. Así, este trabajo, publicado en la revista ‘Journal of Biological Rhythms’, demuestra que la respuesta a la vacuna puede verse afectada por los ritmos circadianos.

“Nuestro estudio observacional aporta una prueba de concepto de que la hora del día afecta a la respuesta inmunitaria a la vacuna contra el SARS-CoV-2, hallazgos que pueden ser relevantes para optimizar la eficacia de la vacuna”, explica la coautora del trabajo, Elizabeth Klerman, investigadora de la División de Neurofisiología, Unidad del Sueño del Hospital General de Massachusetts (MGH).

Nuestro reloj circadiano interno de 24 horas regula muchos aspectos de la fisiología, incluida la respuesta a las enfermedades infecciosas y la vacunación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *