Ecuador espera estabilizar su deuda en 2022 después de una década de constante incremento, y hacerlo en torno a los 63.000 millones de dólares, para después empezar a reducirla gracias a las medidas introducidas por el Gobierno de Guillermo Lasso para bajar el déficit público y llegar al equilibrio fiscal en 2025.

“El año que viene deberíamos estar estabilizando, porque todavía tendremos déficit fiscal del Gobierno central de 2,5 % del PIB”, afirmó el ministro de Finanzas, Simón Cueva, en una entrevista con Efe en la que hizo un repaso a la situación financiera del país después de la “peor crisis” que haya vivido Ecuador en toda su historia.

Porque los últimos dos años, explicó, han sido “muy complicados para la economía no solo ecuatoriana, sino de muchos países del mundo”, y “cuando uno ve las estadísticas de la historia ecuatoriana esta es la crisis más fuerte”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *