Más allá de sus canciones y sus películas, el legado de Vicente Fernández, “El rey de la música ranchera”, recae en sus aportaciones a la emocionalidad del mexicano.

“Hay un legado de educación emocional, él no lo inventa pero logra su permanencia en varias generaciones, no solo es la música ni el cine, todas sus letras educan emocionalmente a la gente, es el heredero de José Alfredo Jiménez”, asegura el crítico de cine, periodista y docente Guillermo Gil.

“Lástima que seas ajena”, “Volver, volver”, “Hermoso cariño”, “Por tu maldito amor”, entre muchas otras canciones, delinearon y exportaron cómo se vive el amor, el dolor, el arrepentimiento y el despecho en México a través de las letras del cantante fallecido este domingo después de estar hospitalizado varias semanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *