La reina Isabel II ha cancelado el tradicional almuerzo prenavideño que ofrece a numerosos miembros de su familia como medida de precaución.

La soberana, que permanece en el castillo de Windsor, no recibirá a los familiares, entre ellos primos, al almuerzo que iba a celebrar el próximo martes, después de que el Gobierno estableciera restricciones ante la fuerte propagación de la variante ómicron.

Este evento es al margen del almuerzo que la Reina, de 95 años, celebra con su familia más inmediata el día de Navidad en la residencia de Sandringham, en el este de Inglaterra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *