El balance de niños muertos a causa del accidente ocurrido en un colegio de la isla de Tasmania cuando una ráfaga de viento elevó un castillo inflable y provocó que cayeran al vacío ha ascendido a seis, tras el fallecimiento de uno de los menores que se encontraba en estado crítico.

El último fallecido es un niño de once años y ha agregado que de los nueve heridos, dos continúan ingresados en estado crítico en el Hospital Royal Hobart, mientras que uno ha sido dado de alta y continúa su recuperación en su casa.

“De manera devastadora, seis niños han fallecido”, ha dicho el comisario de la Policía Darren Hine. “Nuestros pensamientos siguen estando con su familia y las otras familias y seres queridos de los niños implicados (en el accidente)”, ha agregado, tal y como ha recogido la cadena de televisión australiana ABC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *