El Gobierno alemán impondrá nuevas restricciones a partir de la próxima semana para hacer frente al aumento de nuevos casos de coronavirus, como restringiendo el aforo en reuniones privadas, o cerrando bares y clubes durante las fiestas de Año Nuevo, además de no permitir la entrada a grandes eventos deportivos.

Así lo ha anunciado el canciller alemán, Olaf Scholz, quien ha lamentado no haber podido dar noticias más positivas antes de las vacaciones de Navidad. Las nuevas medidas, ha dicho, entrarán en vigor el 28 de diciembre.

“Esta pandemia nos preocupa a todos. Todos tenemos quejas y estamos cansados, pero eso no ayuda. Tenemos que unirnos de nuevo y, en muchos casos, mantener la distancia”, ha dicho Scholz, quien ha insistido en la vacunación como herramienta principal para combatir el virus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *