El Vaticano no dejará ir a trabajar a quienes no presenten el certificado de vacunación contra el coronavirus, de manera que se considerará faltar por esa razón una “ausencia injustificada” lo que conllevará la suspensión del sueldo.

Así se deduce del nuevo decreto de la Secretaría de Estado, firmado por el cardenal Pietro Parolin este jueves 23 diciembre.

Según la nueva disposición, la obligación de presentar el llamado pasaporte verde aplicado a los vacunados o a quienes hayan pasado recientemente la enfermedad se extiende a todo el personal de los dicasterios, organismos y oficinas de la Curia Romana y de las instituciones vinculadas a la Santa SedeX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *