Seis meses después de entrar a un hospital de Sao Paulo por una obstrucción intestinal, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, fue ingresado de nuevo por el mismo problema, al comienzo del que será el último año de su mandato.

Bolsonaro, de 66 años, está siendo tratado en el hospital Vila Nova Star, la misma unidad clínica en la que estuvo cuatro días bajo tratamiento médico tras sufrir una serie de dolores abdominales y después de ser tratado previamente en un centro médico de Brasilia.

Un escueto comunicado del hospital difundido este lunes indica que Bolsonaro fue ingresado esta madrugada “debido a un cuadro de suboclusión intestinal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *