En medio de un nuevo pico de la pandemia por las fiestas de diciembre, Ecuador mantiene una férrea vigilancia de los contagios por la covid-19, con nuevas medidas de distanciamiento que estarán vigentes, en principio, hasta el 23 de enero, cuando se realizará una nueva revisión de la situación.

La más importante de ellas ha sido la decisión de mandar a teletrabajo a un 50 por ciento de los funcionarios públicos, unas 250.000 personas, y pedir una medida similar al sector privado.

El Ministerio de Trabajo no han sabido decir cuál es el grado de cumplimiento del nuevo aforo laboral, del que han sido eximidos servicios básicos como los hospitalarios y educativos, pero en muchas oficinas es visible la menor afluencia de funcionarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *