En los primeros días del este año, el incremento de casos positivos de Covid-19 con la variante Ómicron en Ecuador ha puesto en alerta a las autoridades sanitarias, que han reactivado planes de contingencia para evitar mayor número de contagios y prevenir la saturación de los sistemas de salud.

Desde que inició la pandemia, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) aplica un cronograma de inspecciones en establecimientos donde se comercializan productos de alta demanda ciudadana, como son farmacias, botiquines y distribuidoras farmacéuticas, destacó la entidad en un comunicado de prensa.

Ahí se verifica que solo se expendan medicamentos que cuenten con registro sanitario y fechas de elaboración y caducidad vigentes; que los fármacos se mantengan debidamente almacenados y se respeten los valores establecidos por el Consejo Nacional de Fijación y Revisión de Precios de Medicamentos del Ministerio de Salud Pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *