Después de ómicron vendrán nuevas variantes pero menos agresivas y de menor impacto hospitalario porque “esa es la evolución lógica de cualquier virus”.

Así lo pronostica el presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), Marcos López Hoyos, que para 2022 prevé “más infección pero menos enfermedad”.

Sin embargo y pese a esa tendencia natural de evolución del virus, esta semana y la que viene se perciben como definitivas ya que mostrarán el decalaje entre infección y gravedad, y corroborarán la levedad de ómicron o si, por el contrario, se eleva la presión hospitalaria y la ocupación de las UCI supera lo previsible.

Lo que sí parece claro, explica López Hoyos, es que la covid “no desaparecerá, se quedará entre nosotros como un virus estacional o de forma endémica con catarros no muy agresivos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *