México alcanzó los 300.101 fallecidos por coronavirus en medio de una sustancial alza de contagios debido a la variante ómicron y con largas filas en centros públicos y privados para hacerse pruebas de covid, mientras el Gobierno busca acelerar la vacunación.

El país supera las 2.300 muertes por cada millón de habitantes, lejos de las tasas de más de 6 mil registradas en Perú -el país con el índice más alto-, pero con un exceso de mortalidad que lleva a los expertos a coincidir en que la cifra de 300.101 muertos se queda corta de la real y se acercaría al medio millón.

Estos datos llegan en un momento de una nueva ola de contagios relacionada con la variante ómicron, que el jueves pasado registró 25.821 nuevas infecciones, la mayor cantidad en un día desde el 18 de agosto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *