Un grupo de tortugas gigantes criadas en cautiverio en la isla Isabela del archipiélago ecuatoriano de Galápagos fueron devueltas a su hábitat natural en una zona poco accesible del volcán Sierra Negra.

43 quelonios de la especie Chelonoidis guntheri nacidas en el centro de crianza Arnaldo Tupiza retornaron a su entorno silvestre en virtud de un trabajo coordinado entre la Dirección del Parque Nacional Galápagos y la organización Galapagos Conservancy.

Las tortugas, que tienen entre 5 y 7 años de edad, pasaron por un proceso de cuarentena y se les practicaron exámenes de sangre para asegurar que se encontraban en las mejores condiciones de salud al regresar a su hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *