Ni fruta ni carne ni productos de limpieza: las estanterías vuelven a estar vacías en algunos supermercados de Estados Unidos por culpa de ómicron, que está causando numerosas bajas de personal, que coincide con nuevos problemas en la cadena de suministros.

“No he encontrado todo lo que he venido a comprar; algunas estanterías estaban vacías, quería ‘kleenex’ y algunas cosas para limpiar, pero no había”, lamentaba Anne, una vecina de 50 años de Washington DC.

Dentro del local parecía que había pasado un huracán por la sección de fruta y verdura, y encontrar carne de ternera o pollo era una quimera, aunque sí que había papel higiénico, que brilló por su ausencia al inicio de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *