Los cuerpos de los 20 reos fallecidos el pasado domingo en enfrentamientos entre presos en una cárcel de la sureña ciudad de Cuenca han sido ya identificados, informó este martes la secretaria de Derechos Humanos de Ecuador, Bernarda Ordóñez.

En una rueda de prensa, la funcionaria comentó que ya se han entregado quince cuerpos a los familiares de los reos asesinados el domingo en un enfrentamiento entre miembros y disidentes de la banda conocida como “Los Lobos”, en la cárcel Turi.

Los cabecillas de la revuelta del domingo fueron trasladados en la noche del lunes a La Roca, la cárcel de máxima seguridad del país, situada en la provincia del Guayas, en el suroeste de Ecuador.

Pablo Ramírez, director del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI), reiteró en la rueda de prensa que las fuerzas del orden tienen el control de la cárcel de Cuenca.

Comentó que el mismo domingo se evacuó a 130 presos que estaban en “el fuego cruzado”, de los cuales cinco presentaron heridas y dos de ellos ya fueron reincorporados a la cárcel.

Al momento realizan un levantamiento de datos sociodemográficos a 124 mujeres que estaban en esta prisión, indicó.

Según el director del SNAI, entre enero y marzo de este año trasladaron de forma preventiva a reos a diferentes cárceles, lo que evitó 83 muertes violentas.

Insistió en la pretensión del Gobierno de terminar con el hacinamiento en las cárceles este año.

El Gobierno avanza en el proceso de indultos para quienes hayan cumplido el 40 % de las penas en delitos menores, y para fortalecer el trabajo en las cárceles, pretende incorporar 1.400 agentes penitenciarios y crear la primera escuela de agentes penitenciarios.

El jefe de Estado, Guillermo Lasso, aseguró este martes que fortalecerán la inteligencia carcelaria “para evitar más acontecimientos” y puntualizó que realizarán una limpieza mucho más profunda de “armas, explosivos, de materiales que no deben estar en las cárceles, y que han ingresado producto de la corrupción”.

El gobernante puntualizó que la crisis carcelaria es un “tema heredado” de otras administraciones y que se agudiza cuando se profundiza la incautación de drogas.

“En 2021, incautamos 210 toneladas de droga, y en lo que va del año, ya vamos mucho más de 40 toneladas de droga. Obviamente, las (bandas) delincuenciales no se quedan quietas: actúan en la cárceles primero y luego trasladan sus luchas a las calles, en disputas de territorios, a través de los cuales puede enviar al exterior la droga”, dijo a periodistas.

El del domingo fue el primer hecho violento de gran magnitud este año en la cárcel de Cuenca, donde el 23 de febrero de 2021 ya fueron masacrados 33 reclusos, la mayoría decapitados y desmembrados, como parte de un ataque simultáneo coordinado por bandas criminales en distintas cárceles que, en total, dejó 78 muertos en todo el país.

Junto a otros eventos similares murieron a lo largo de 2021 un total de 316 presos en distintos enfrentamientos entre organizaciones criminales que se disputan el control interno de los centros de reclusión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.