Según el Monitor de Sequía, un mapa elaborado por el Centro Nacional de Mitigación de Sequías de la Universidad de Nebraska y diversas agencias federales, actualmente el 53,8% de los 48 estados contiguos de Estados Unidos (que exceptúan Alaska y Hawái) enfrenta condiciones de sequía.

Las condiciones más secas en el oeste del país han causado un inicio temprano desde abril de la temporada de incendios forestales, provocando múltiples fuegos en Nuevo México, que han continuado ardiendo, uniéndose y creciendo.

Hasta el lunes, el mayor incendio forestal activo en Estados Unidos, en el norte de Nuevo México, estaba contenido apenas en 43% tras haber consumido unas 71.335 hectáreas.

Asimismo, a un número récord de tornados en marzo siguió una actividad «superior al promedio» de estos fenómenos en abril, de acuerdo con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Un efecto inesperado y macabro de la sequía se ha hecho evidente en el Lago Mead, la mayor reserva artificial de agua en Estados Unidos, ubicado entre los estados de Nevada y Arizona, donde el descenso del nivel de agua ha revelado restos de dos personas en la última semana.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.