Moscú acusa a la OTAN de intentar a toda costa ampliar sus fronteras en dirección a Rusia, lo que considera una amenaza militar para su territorio.

Rusia lanzó una amenaza a su vecina Finlandia con medidas de respuesta técnico-militar tras su decisión de ingresar de manera inminente en la OTAN, lo que a juicio de Moscú pone en peligro la estabilidad y seguridad en el norte de Europa.

«Rusia se verá obligada a adoptar medidas de respuesta tanto técnico-militares como de otra clase con el fin de contrarrestar las amenazas que han surgido para su seguridad nacional», informó el Ministerio de Exteriores ruso en un comunicado.

No por esperado, el anuncio dejó de ser un jarro de agua fría para Moscú, que siempre había mantenido una relación privilegiada con el país escandinavo después de la Guerra de Invierno que ambos protagonizaron entre 1939 y 1940.

La segunda ciudad rusa, San Petersburgo, se encuentra a apenas 200 kilómetros de Finlandia, a lo que hay que sumar también la cercanía de la frontera del puerto de Severomorsk (mar de Barents), la base de la Flota rusa del Norte.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.