A pesar de aumento de casos registrados en estos días, especialistas en salud encuentran diferencias entre la aparición de la una enfermedad y la otra.

La viruela del mono, una enfermedad poco frecuente que ha afectado por siglos a habitantes de África, ha comenzado a reportarse en varios países del mundo, incluidos Estados Unidos, Canadá y varias naciones de Europa.

Aunque los brotes de momento son contenidos, los reportes de nuevos casos en distintos países han despertado preocupación en numerosas regiones.

Aunque las autoridades médicas señalan que aún no hay mucha información sobre los nuevos brotes y sus posibles vías de transmisión, de momento aseguran que no existen motivos para el pánico ni grandes riesgos para el público en general.

«Es importante enfatizar que la viruela del mono no se propaga fácilmente entre las personas y el riesgo para el público en general es muy bajo», aseguró Nick Phin, subdirector del Servicio Nacional de Infecciones de la oficina de salud pública de Reino Unido.

Michael Head, investigador sénior en salud global de la Universidad de Southampton señala que, pese a que aún hay lagunas en el conocimiento del actual brote, no cree que la población deba temer niveles de contagios como los que se vieron en la pandemia de coronavirus.

«Creo sería muy raro que viéramos más que algunos pocos casos en cada brote. Y, definitivamente, no veremos niveles de transmisión al estilo del COVID-19«, le dijo a Science Media Centre.

Y es que, a diferencia de cuando se reportaron los primeros casos de COVID-19, del que nada se sabía, la viruela del mono es una enfermedad ya conocida, para la que incluso existen vacunas (la vacuna de la viruela humana muestra eficacia), tratamientos (aunque no específicos, ciertas medicinas son efectivas contra la enfermedad) y experiencias previas de brotes anteriores.

A lo anterior se suma que la mayoría de casos detectados hasta ahora de la viruela corresponden a la variante originada en África Occidental, la menos grave.

Las autoridades de salud advierten, no obstante, que esto no implica que no se deba vigilar y actuar para contener la diseminación de los casos actuales: los virus mutan frecuentemente y nada garantiza que un brote sea igual al otro.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.